Una tuitera mañanera atípica en Ondacro

No era un viernes cualquiera. Lo notaba en que no estaba tan contenta, como de costumbre, por el hecho de que fuera el último día de la semana laboral. Ahí me teníais aún más pegada de lo normal a mi móvil, batería al 100% y esperando… ‘la llamada’.