Admojis en la vida de un publicitario

Adoro los emoticonos y reconozco que se cuelan diariamente en mis conversaciones por Telegram. (Yo no soy tanto de Whatsapp). La verdad, apenas siento nostalgia de aquella optimización de caracteres, ante un máximo de 160, para mandar SMS.